Litoral Oriental, Torre del Mar

El destino Costa del Sol, que empezó a ser una realidad a partir de los años 60, se forjó en torno a la que sigue siendo una de sus principales fortalezas, el segmento de sol y playa.

Durante las dos décadas siguientes, el tener el mejor clima de Europa y un litoral de 200 kilómetros con extensas playas fue suficiente para que tanto en los mercados nacionales como internacionales, este destino atrajera lo que empezaron por miles y a final de siglo ya eran cientos de miles.

No obstante, una vez que el destino estaba consolidado, el objetivo era mucho más ambicioso: romper con la estacionalidad. Basar toda la potencia de un destino en el segmento de sol y playa tenía una debilidad, y es que se limitaban las opciones de la Costa del sol a los meses de verano.

Turismo en la Costa del Sol Oriental

Por este motivo, en los últimos diez años el litoral malagueño ha asistido a una serie de grandes cambios que han contribuido a
convertirlo en un destino turístico de excelencia durante los doce meses del año, consiguiendo que sea un lugar ideal para visitar y para vivir.

La Costa del Sol Occidental ha vivido toda esa evolución, por lo que en esta franja de litoral aún conviven los elementos más tradicionales de un turismo masivo que sólo primaba el sol y playa, junto a las innovaciones de los últimos años, que ofrecen un amplio abanico como destino de deportes, gastronómico, cultural y de congresos.

Por el contrario, la Costa Oriental permaneció ajena al boom turístico de los años 60, 70 y 80, conservando el encanto de unas poblaciones que aún hoy permanecen perfectamente integradas en su entorno natural, sin grandes edificaciones ni alteraciones del paisaje que sí prosperaron en la parte occidental.

En la Costa Oriental, las innovaciones turísticas, la idea de conseguir un destino de excelencia que trascendiera del sol y playa, llegaron desde un primer momento, y es en esta parte del litoral donde un mejor ejercicio se hizo en cuanto al respeto a la naturaleza, al entorno, el conseguir que las características de la tierra no fueran suprimidas por un afán turístico mal entendido.

Costa del Sol Oriental Salsa InmobiliariaDe esta forma, la Costa del Sol, de un confín a otro, es a día de hoy uno de los destinos turísticos y de residencia mejores de toda Europa y del mundo; pero dentro del litoral malagueño, hay una franja que está aún mejor posicionada en este sentido.

Porque en la Costa del Sol Oriental conviven lo mejor de un destino turístico de calidad, junto al respeto al medio ambiente, a la naturaleza, sabiendo integrar todos estos elementos como una oferta más del destino turístico, y sabiendo cuidar tanto a los visitantes como a las personas que viven aquí durante todo el año.

Vivir en la Costa del Sol Oriental

Vivir en la Costa del Sol Oriental es hacerlo en una tierra única, llena de servicios de primer nivel, con todo lo bueno de un destino turístico conocido en todos los mercados internacionales, pero sin olvidar las raíces de una tierra que siempre ha vivido integrada en la naturaleza y con un respeto al medio ambiente que la convierte en un lugar privilegiado para visitar y vivir.

Menú